Buscar
martes 21 noviembre 2017
  • :

Vinculan brotes de salmonella a tortugas de mascota

Al menos 15 brotes de salmonelosis registrados entre 2006 y 2014 están vinculados al contacto de personas con pequeñas tortugas de mascotas, divulgaron hoy los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Un informe de los CDC evidenció que en ese periodo se reportaron 921 personas infectadas, en su mayoría niños menores de 10 años, de los cuales 156 requirieron ser hospitalizados y uno falleció.

Un informe de los CDC evidenció que en ese periodo se reportaron 921 personas infectadas con salmonela

Un informe de los CDC evidenció que en ese periodo se reportaron 921 personas infectadas con salmonela

De acuerdo con las autoridades, el riesgo de salmonella por contacto con esas mascotas ha ido en aumento, pese a que la Agencia Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) prohibió desde 1975 la venta y distribución de tortugas con caparazones que midan menos de 4 pulgadas de longitud.

De acuerdo con datos previos de los CDC, los casos de salmonella por el contacto con tortugas de mascota, afectan en mayor proporción a los hispanos.

La investigación apunta al hecho de que muy pocas personas están conscientes del riesgo de infección por salmonella que acarrean estas mascotas, en especial cuando no se toman las medidas de precaución para evitar la contaminación de sitios en los que se preparan los alimentos.

Según el reporte, hay riesgos de contaminación cuando los niños las besan, o cuando limpian su hábitat en la pileta de la cocina, donde se preparan o lavan los alimentos.

Las autoridades indicaron que es importante tomar medidas de precaución cuando se opta por tener tortugas u otros reptiles como mascotas, que pueden ser portadores de salmonella aun cuando se vean sanos y limpios.

Los CDC recomiendan evitar que niños menores de 5 años y personas con un sistema inmunitario debilitado manipulen o toquen este tipo de mascotas o donde habitan, debido a que están en mayor riesgo de infección.

La salmonelosis puede causar fiebre, vómitos, diarrea y dolores abdominales, aunque en algunos casos puede producir una infección grave, que puede propagarse desde los intestinos al torrente sanguíneo y de allí a otras partes del cuerpo que puede ser fatal si no se trata a tiempo con antibióticos

Fuente: El Diario NY