Buscar
miércoles 18 octubre 2017
  • :

Venezuela pierde la certificación de control de fiebre aftosa

La Organización Mundial de Sanidad Animal retiró la validación del programa oficial de control de la fiebre aftosa a Venezuela. Esta medida rige desde el 8 de septiembre de 2017, de acuerdo con la comunicación dirigida por el organismo a Wilmer José Alcalá Guerra, director nacional de Salud Animal Integral.

El texto indica que la Comisión Científica para las Enfermedades Animales “concluyó que Venezuela ya no cumple con los requisitos del código sanitario para los animales terrestres relativos a la validación, por parte de la OIE, del programa oficial de control de fiebre aftosa”.

Señala que la comisión, reunida del 4 al 8 de este mes, examinó el plan de acciones correctivas presentado por Venezuela en línea con las recomendaciones de la misión de la OIE, que estuvo en el país desde el 30 de enero hasta el 3 de febrero pasados.

La comisión reconoce los esfuerzos de Venezuela; sin embargo, aclara que el país no ha cumplido las recomendaciones establecidas, como la definición de una estrategia de vacunación, y la instrumentación de pruebas de potencia y pureza de vacunas de conformidad con el manual terrestre de la OIE, además de reforzar los servicios veterinarios a escala nacional y local, y solicitar una misión de análisis de brechas.

Dice Fedenaga

Carlos Albornoz, presidente de Fedenaga, publicó en su cuenta de Twitter que Venezuela ya no cuenta con los requisitos del Colegio Sanitario para los Animales Terrestres. “Venezuela pierde validación del programa oficial de erradicación de la fiebre aftosa”, señala.

En otros tuits, el ganadero advierte: “Alejar a los legítimos actores de las actividades inherentes, traen este tipo de consecuencias. El @mpppat (Ministerio de Agricultura y Tierra) y el Insai (Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral deben evaluar esto” y “Fedenaga está listo y presto para luchar por la revalidación de nuestro país para la erradicación de la fiebre aftosa. Por el bien de todos”.

Fuente: El Nacional