Buscar
sábado 18 noviembre 2017
  • :

Pros y contras de la esquila preparto

La esquila preparto es una práctica que entre otras cosas favorece la performance productiva de las ovejas, permitiendo obtener un mejor desempeño, así como también favorece la calidad de la lana obtenida.

La esquila preparto es una práctica que entre otras cosas favorece la performance productiva de las ovejas, permitiendo obtener un mejor desempeño, así como también favorece la calidad de la lana obtenida, como consecuencia de que el período de mayor afinamiento coincide con el período post esquila, dando una mecha de lana que no debería tener problemas de corte por tracción a la mitad del crecimiento, como suele suceder con las esquilas realizadas post parto.

Es una herramienta más con la que cuenta el productor ovino, pero no es un fin en sí mismo, esto es importante recordarlo. La esquila se realiza normalmente de 25 a 30 días previo a la fecha esperada de las primeras pariciones.

Es importante disponer de los recursos forrajeros necesarios a fin de poder realizar esta práctica. Debemos recordar que la oveja se encuentra en el período de mayor requerimiento nutricional al momento de realizarle la esquila, y coincide con la época más fria del año, por lo que es fundamental asegurarle el alimento necesario a fin de que no solo pueda mantener su temperatura corporal sino que siga desarrollando el feto sin perder condición corporal, esto es importante para evitar enfermedades del tipo metabólico como por ejemplo la toxemia de la preñez.

En condiciones de campo natural, en invierno, como es difícil poder ofrecer pasturas suficientes en cantidad y calidad, deberían separarse los animales según estado corporal, y de ser posible tipo de gestación (simple o mellizo) mediante ecografía, para poder suministrar los mejores lotes a aquellos animales que mas los necesiten.

La alimentación no debe ser una limitante si queremos aplicar este tipo de esquila, de lo contrario, debería pensarse en no realizarla, o bien en tomar las medidas necesarias con anticipación, como ser reserva de potreros, o suplementación.

Otra práctica importante previa a este período seria realizar una desparasitación de los animales y utilizar pasturas seguras luego de la aplicación de los mismos (es decir verdeos, pasturas de primer año o lotes no pastoreados en los 2 o 3 últimos meses).

Para evitar los riesgos aparejados al mal tiempo post esquila uno de los mayores riesgos que trae aparejada esta práctica son los factores climáticos, que pueden afectar a animales que no estén en buen estado. Es por ello que se deben tomar una serie de medidas precautorias, a continuación se detallan algunas de las mismas.

Manejo tradicional

Si la esquila de los animales fue realizada, con peine tradicional, deberíamos tener la posibilidad ante tormentas o temporales de encerrar a los animales bajo reparo, natural o artificial.

Este tipo de medidas tiene sus inconvenientes ya que no solo es necesario contar con dichos reparos, sino que esto provoca una disminución de las horas de pastoreo, con sus consecuentes problemas, así como los traslados diarios de la hacienda.

Esto puede verse agravado si los animales no se encontraban en un buen estado corporal al momento de la esquila, o si comienzan las pariciones en estas circunstancias.

Esquila con peines altos

Este tipo de peines al dejar sobre el animal aproximadamente un centímetro de lana, disminuyen notablemente el riesgo de muertes post esquila. Por lo tanto es aconsejable su uso cuando se quiere proteger a los animales, o cuando su estado corporal no es el óptimo llegado el momento de la esquila. Es también una alternativa viable ante la posibilidad de que haya temporales.

Hay dos tipos de peine alto. El tipo Cover, o comúnmente llamados con patines, que deja sobre el animal unos 6 mm de lana en sus primeras etapas de uso, pero que a medida que se va desgastando por las sucesivas afiladas, comienza a disminuir la altura de corte, reduciendo así el remanente, y perdiéndose de este modo los beneficios de la misma.

El Peine R13, o comúnmente llamado “Peine Uruguayo” en nuestro país, este tipo de peine deja sobre el animal 10 mm de lana remanente, y por su diseño curvo no pierde altura con el afilado, por lo cual es más recomendable.

Ambos peines dejan un remanente de lana sobre el animal que es aproximadamente un mes de crecimiento de la misma. También es importante aclarar que el primer año que se realice este tipo de esquila con peine alto el rendimiento, o el peso del vellón será inferior, como consecuencia de no cosechar ese porcentaje de lana, que a partir del siguiente año ya se recupera y se vuelve a los valores habituales anteriores.

Es importante destacar que si bien realizar esquilas con peine alto disminuye los riesgos post esquila debido a condiciones climáticas adversas, como se ha señalado en un principio son varias las acciones a tener en cuenta previo a la realización de la misma, de modo de asegurarnos de obtener el mayor beneficio de esta práctica minimizando los riesgos que trae aparejados.

Fuente: Agritotal