Buscar
domingo 18 noviembre 2018
  • :

Cómo prevenir el cáncer de mama en nuestras mascotas

Cómo prevenir el cáncer de mama en nuestras mascotas

Cómo prevenir el cáncer de mama en nuestras mascotas

El cáncer de mama también afecta a las mascotas. No es una enfermedad que solo suframos nosotras. Y al igual que en las mujeres, la detección precoz puede salvar la vida de nuestro animal de compañía.

De ahí que debamos realizar una exploración física periódica en las mamas de nuestras ‘peludas’ y acudir al veterinario si detectamos un bulto en alguna de ellas. Además, tenemos buenas noticias: el cáncer de mama en mascotas se puede prevenir. ¿Quieres saber cómo? A continuación te explicamos cuál es la incidencia de esta enfermedad, cómo se trata e, incluso, si podemos evitar que aparezca.

El cáncer de mama en las mascotas

“Una de cada cuatro perras tendrá cáncer de mama en su vida si no se ha esterilizado de forma temprana”, asegura el veterinario Pachi Clemente, director científico de la Asociación de Veterinarios Españoles de Pequeños Animales (AVEPA) y oncólogo de la clínica La Merced, en Calpe. Por lo que respecta a las gatas, “no hay estudios tan detallados, pero se sabe que es el tercer tipo de cáncer más frecuente en felinas”, añade.

Además de la palpación de un bulto en el tejido mamario, hay otras señales de alerta que pueden indicar que nuestra mascota puede sufrir cáncer de mama. Por ejemplo, “una secreción anormal o inflamación del tejido puede ser un síntoma y, ante él, hay que acudir al veterinario para que realice una exploración”, advierte.

En cuanto a los tipos de tumor que padecen nuestras perras o gatas, son muy similares a los que se ven en mujeres. De hecho, “también puede existir una predisposición genética debido a que pueden presentar una mutación en los genes BRCA1 y BRCA2. Asimismo, hay diferentes tipos histológicos y moleculares como, por ejemplo, los HER2+ y los triple negativo”, indica el especialista.

¿Tratamiento del cáncer de mama en mascotas?

El mejor tratamiento es la cirugía en fases iniciales de la enfermedad, antes de que desarrolle metástasis. En algunos casos, “dependiendo del grado de malignidad y de algunos indicadores que el patólogo estudiará, puede ser necesario tratamiento adicional”, matiza el oncólogo veterinario. Debido a ello, es imprescindible analizar cada tumor que se extirpe para conocer el pronóstico y el tratamiento necesario en cada caso.

El pronóstico dependerá, al igual que en nosotras, del tipo de tumor así como de la extensión de la enfermedad. Afortunadamente, alrededor de la mitad de los tumores que vemos en perras son benignos y la cirugía es curativa. Si se trata de un tumor maligno, el tamaño influirá en la probabilidad de supervivencia, siendo los pequeños los que mejor pronóstico tienen. Por ello es importante el diagnóstico precoz y extirparlos en la fase inicial de la enfermedad.

En cambio, la mayoría de los tumores que se encuentran en las gatas son malignos. Sin embargo, “el tamaño también del tumor es muy importante e influye en el pronóstico de la enfermedad, junto al tipo y si hay afectación ganglionar, por lo que una detección y extirpación temprana es lo que más nos puede ayudar a tener una buena evolución”, recuerda Pachi Clemente.

Respecto a los machos, el cáncer de mama es muy poco frecuente. Se estima que afecta a menos de 1 de cada 100 perros y, cuando se encuentra un tumor, la mayoría suele ser benigno. Pero puede darse, por lo que también conviene acudir al veterinario si palpamos un bulto en nuestro perro o gato.

Cómo prevenir el cáncer de mama

“La esterilización temprana reduce el riesgo de tumores de un 25% en perras no esterilizadas a menos del 1% si se hace antes de que hayan tenido el primer celo, o el 8% si es antes del segundo”, explica el especialista. No obstante, no se recomienda realizar esta intervención antes de los tres meses para disminuir las probabilidades de incontinencia urinaria en el futuro. En las gatas, la esterilización temprana reduce en un 90% el riesgo de tumores mamarios.

La esterilización es una operación que se practica con mucha frecuencia en las clínicas veterinarias. Es segura y la recuperación es rápida. Eso sí, es importante realizar un preoperatorio al animal para estar seguros de que el estado de salud es bueno y así reducir los riesgos.

Fuente: Hola