Buscar
lunes 19 agosto 2019
  • :

Nuevo estudio sobre lesiones cervicales caninas

Un equipo de científicos de la Universidad de Gante, Bélgica, han realizado un estudio con el fin de detectar las anomalías presentes en perros clínicamente sanos, pero esta vez se los sometió a una resonancia magnética de bajo campo.

Con el objetivo de determinar el espectro y la frecuencia de anomalías por imágenes de resonancia magnética de bajo campo (MRI) en Doberman Pinschers y Foxhounds con exámenes clínicamente normales. Para eso, investigadores del Departamento de Medicina Clínica de Pequeños Animales y Biología de la Facultad de Medicina Veterinaria de la universidad mencionada en Merelbeke, llevaron a cabo un estudio en el que a 37 perros clínicamente normales (20 Doberman Pinschers y 17 Foxhounds) se les realizó* una resonancia magnética de las vértebras cervicales (sagital, dorsal y transversales en T1 y T2).

Las variables evaluadas fueron: la degeneración del disco intervertebral, la compresión asociada a los discos, la compresión de la porción dorsal de la médula espinal, alteraciones del cuerpo vertebral, y los cambios en la intensidad de la señal intraparenquimatosa. Las asociaciones entre estas variables, la edad, la raza, el sexo y la ubicación de los espacios entre los discos intervertebrales fueron evaluadas.

Los resultados en algunos perros no fueron muy favorables. Tras el MRI se pudo detectar severas anormalidades en 17 perros, incluyendo la degeneración del disco completo (n = 4 perros), compresión de la médula espinal (3), o ambos (10). En ocho perros fueron detectadas

anomalías vertebrales del cuerpo y se detectó en dos perros una intensidad en la señal hiperintensa. A medida que la edad incrementa, la degeneración y la compresión en los discos es cada vez más grave, informó el equipo investigador. Se encontró una asociación significativa entre la degeneración del disco, la compresión en los discos y la compresión en la cara dorsal de la médula espinal y la ubicación del espacio en el disco intervertebral evaluado, con los espacios del disco intervertebral en la porción caudal de la región cervical habiendo sido más gravemente afectados.

Fueron vistos más comúnmente anomalías en los exámenes de resonancia magnética de la porción caudal de la columna vertebral cervical y la médula espinal de los Doberman Pinchers y Foxhounds clínicamente normales. Los investigadores belga concluyeron que estas lesiones eran probablemente parte de la degeneración del cordón espinal asociadas típicamente con el proceso del envejecimiento en perros.

Fuente: www.argos.portalveterinaria.com