Buscar
miércoles 20 septiembre 2017
  • :

Investigan brote de salmonela en Washington

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) trabajan con las autoridades sanitarias del estado de Washington para determinar el alcance de un brote de salmonella resistente a medicamentos y que está relacionado al consumo de cerdo, se informó hoy.

De acuerdo a las autoridades de salud, hasta el 12 de agosto se habían reportado en diez condados del estado de Washington, al noroeste del país, un total de 134 casos de personas enfermas relacionadas con el brote, que hasta ahora no ha causado ninguna muerte.

Tras realizar varias pruebas, los especialistas encontraron rastros de la epa vinculada al brote en el matadero de cerdos Kapowsin Meats, en la localidad de Graham, en el citado estado, según señalan en una nota los CDC.

Cerdos 17

La empresa, que ha cooperado en el proceso de investigación, está retirando del mercado aproximadamente 116,262 libras de productos de cerdos enteros que podrían estar contaminados con una variante de la salmonela, de acuerdo con el Servicio de Inocuidad e Inspección de Alimentos del Departamento de Agricultura (FSIS, en inglés).

Los cerdos enteros para barbacoa que podrían estar contaminados con salmonela fueron tratados entre el 18 de abril de 2015 y el 27 de julio del 2015 y tienen el número de identificación “EST. 1628”.

Entre los síntomas más comunes de salmonelosis figuran diarreas, cólicos abdominales y fiebre, y comienzan a presentarse entre 12 y 72 horas luego de haber consumido alimentos contaminados.

La enfermedad generalmente dura entre 4 y 7 días y si bien la mayoría de las personas se recuperan sin necesidad de recibir tratamiento médico, algunos pacientes, como ancianos, niños pequeños o quienes tienen un sistema inmunológico débil, pueden llegar a ser hospitalizados.

FSIS aconseja tomar ciertas precauciones a la hora de preparar productos que contengan carnes crudas, ya sean frescas o congeladas, y solo consumir carne de cerdo que hayan sido cocinados hasta alcanzar la temperatura, verificando que hayan alcanzado las temperaturas internas seguras según un termómetro de alimentos.

Fuente: El Nuevo Día