Buscar
miércoles 20 septiembre 2017
  • :

Importancia de la higiene en la convivencia de mascotas y niños

Tener un animal de compañía en casa puede ser algo muy educativo para los niños. Aunque pueden generar muchas molestias, las mascotas potencian el lado cuidadoso de los niños. Ellos pasan a ser más cariñosos con los animales, plantas y personas favoreciendo su sensibilidad.

Mascotas 29

Al momento de llevar una mascota a casa es importante enseñarle a los niños que los animalitos no son un juguete sino que necesitan cuidados por ejemplo, la higiene.

Mirian Estrada, veterinaria destaca que los importante para mantener la salubridad en el hogar con una mascota es tenerla limpia al igual que sus implementos. “Su baño, el aseo de los objetos que utiliza y estar claros si el niño no posee algún impedimento médico para el tacto con el animal es claves”.

Reglas de higiene para tener mascotas en casa con los niños

El dolor de cabeza de muchas personas es pensar en la posibilidad de riesgos en la salud que puede presentar una mascota en casa, sin embargo, al practicarse reglas sencillas y diarias no debe existir peligro, es decir, no hay preocupación.

– Estar seguros que médicamente el niño no posee ningún problema para mantener tacto con el animal.

– Evita siempre que el niño bese al animal, sobre todo, cerca de la nariz y de la boca.

– Anímale a lavarse las manos al niño después de haber jugado con la mascota, sobre todo, antes de tocar o comer alimentos.

– Tanto las pulgas como los gusanos se evitan fácilmente mediante el uso regular de tratamientos preventivos. Es necesario la desparasitación interna y externa de la mascota, precisa el especialista.

– En el caso de que haya una infección, trátela con rapidez, y aleja al niño del animal hasta que el tratamiento haya funcionado.

Cuidados con las mascotas​

Los cuidados que precisan nuestras mascotas explica la veterinaria Estrada son: “en el caso de los perros, sacarlos a pasear dos o tres veces al día, bañarlos una vez al mes, vacunarlos, alimentarlos, cambiarles el agua, cepillarles el pelaje cada semana, aplicarles repelentes insecticidas una vez al mes y desparasitaciones intestinales cada tres o cuatro meses, lavar los utensilios que utilice el animal. Mantenerlo lejos de la basura para evitar contaminación. Parece un trabajo excesivo pero teniendo en cuenta que una mascota puede ser algo muy gratificante tanto para los niños como para los adultos, estos cuidados merecen la pena”

Fuente: Panorama