Buscar
viernes 19 julio 2019
  • :

En memoria del doctor Miguel Ángel Granados

“Nadie como él, ha asistido mejor la veterinaria y la ganadería venezolanas“… Hay personas cuya vida transcurre tranquila, serena, que seguros de si mismos con el pensamiento y obra ejemplar, influyen positivamente en los demás. Son proactivos y su naturaleza es el cambio, la evolución, mediante la organización del trabajo y de los recursos humanos, hacia mejor. Entre ellos, uno en especial, nuestro amigo el doctor Miguel Angel Granados, Médico Veterinario de profesión y ganadero de corazón, con quién compartí extensas jornadas del trabajo directivo gremial en la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela durante los años 90.

El Doctor Granados dedicó toda su vida profesional a la organización y mejoramiento de los gremios veterinario y ganadero, y al desarrollo agropecuario de Venezuela. En 1951, se graduó de Doctor en Medicina Veterinaria, con Mención Honorífica Summa Cum Laudae, en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UCV, en la sexta promoción Dr Claudio Muskus. Tuvo entre otros distinguidos compañeros, a mis profesores César Arias Stark, Pedro Pablo Viloria y al Dr Guillermo Silva Otty, pionero ganadero cebuísta, mi amigo y tutor de campo (y de llano!), cuando estudiante. De sus actividades tres instituciones fueron su campo de trabajo: el Colegio de Médicos Veterinarios de Venezuela, la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela – Fedenaga, y la Dirección de Ganadería del Ministerio de Agricultura y Cría – MAC.

Por sus dotes de ejecutivo y gerente, y siendo excelente profesional y ayudado por su don de gente, asistió el progreso de los gremios veterinario y ganadero de Venezuela, y con ellos el de la modernización de la ganadería, lo que hizo hasta que las limitaciones propias de la edad se lo impidieron. Entre sus otras destacan la Revista Veterinaria Venezolana y la Revista Pecuaria de Fedenaga, y centenares de escritos publicados sobre Medicina Veterinaria y Desarrollo Ganadero y Rural.

Como líder profesional indiscutible dejó extensa huella, contribuyendo a formar a muchos líderes del campo venezolano. Nadie como él, ha asistido mejor la veterinaria y la ganadería venezolanas. Haciendo eso, sirvió con creces al país calificando con sobrados méritos además, al título de ciudadano ejemplar, cuya familia con gran honor por siempre detendrá.

Fuente: Notas Agropecuarias de Venezuela

Pedro E. Piñate B. MV, MSc. Editor