Cuidados del becerro recién nacido

Hace mucho tiempo alguien me pregunto cuál era la razón por la cual los recién nacidos mueren. ¿Cuál creen que es la razón? Para mí, los factores involucrados son demasiadas y la mejor forma de evitar que esto suceda es por medio de la prevención de estos. A continuación les presento algunos consejos prácticos para evitar pérdidas innecesarias de becerros.

Antes de que nazca

¿Tienes un protocolo de vacunación para las vacas secas? Entonces, seguramente seguiste el protocolo de tu granja. Es súper importante mantener siempre la salud de la futura madre con una buena alimentación y un ambiente libre de parásitos y enfermedades. Esto es la base para una vida saludable del recién nacido.

Preparar el paridero

Para asegurar el bienestar del becerro es muy importante que el lugar donde va a nacer se encuentre limpio, seco y desinfectado y que el lugar donde lo vas a criar esté listo. Esto va a depender del protocolo de tu granja. 

En algunas, se llevan a los becerros de la granja en menos de 24 horas después de nacer, pero en granjas pequeñas van a permanecer allí por el resto de su vida. Cualquiera que sea tu situación, debes tenerlos siempre en un lugar limpio, seco y fresco.

Después de que nace

Seguramente ya cuentas con un protocolo para los recién nacidos. ¿Seguiste el protocolo de tu granja? De no ser así, aquí te presento algunos consejos:

• Manejarlo o moverlo: Para asegurar el bienestar del becerro durante el parto, es muy importante el manejo que le vas a dar durante el proceso de su recibimiento. Cualquier movimiento brusco o cambio en la manera que lo mueves puede lastimarlo o inclusive quebrarle alguna parte de su cuerpo frágil. El becerro recién nacido es tan vulnerable como un bebé humano recién nacido.

• Respiración: Debes de limpiar las fosas nasales y la boca de cualquier residuo de líquido amniótico o moco porque de esa manera va a respirar mejor y puede prevenir problemas respiratorios en el futuro.

• Limpiarlo y secarlo: Normalmente la vaca realiza esto al lamer al becerro después del parto; sin embargo,en algunas granjas se separa al recién nacido de la madre en los primeros minutos de vida. En este caso, es importante que lo seques con una toalla o paño limpio. Esto promueve la circulación del becerro, preparándolo para que empiece a levantarse y empezar a caminar. Además, el tener el pelo limpio lo ayuda a mantener una óptima temperatura corporal, sobre todo en climas muy fríos.

• Cuidado del ombligo: Aplicar yodo al ombligo y cortarlo conforme a las reglas de tu granja. Recuerda que un ombligo mal cuidado es la puerta de entrada a varias enfermedades.

• Manejo del calostro: Uno de los puntos de mayor importancia para asegurar una salud óptima es el suministrar calostro durante las primeras horas de vida del recién nacido. En algunas granjas se le da con biberón y en otros lugares se les da con un tubo. Es importante que la persona que administra el calostro sé encuentre muy bien capacitada y que siga todas las normas de higiene necesarias.

Las consecuencias de una primera alimentación equivocada puede traer consecuencias negativas de salud al instante o en el futuro, que inclusive pueden llegar a ser mortales. Recuerda que el calostro es la única defensa del animal para las enfermedades durante sus primeros días de vida.

• Inspeccionar visualmente al recién nacido: Buscar algún problema físico o anormalidades (deformaciones, huesos quebrados, atresia anal, etc.). Muchos de estos problemas tienen solución si se detectan y se tratan a tiempo.

• Registro de peso e identificación: Esto te ayudará a reconocer fácilmente al animal y monitorear su crecimiento conforme al paso de los días.

Estos consejos son unos cuantos de los muchos que se requieren para la vida saludable de un becerro recién nacido. Recuerda que la prevención siempre es la clave de todo. No te quedes con dudas o preguntas si las tienes. Consúltalas con tu veterinario o supervisor. Estoy seguro que ellos tienen la solución.

Juan Quezada, Milksource LLC

Fuente: Venezuela Ganadera