Buscar
viernes 19 julio 2019
  • :

Bru­ce­lo­sis ca­ni­na: cuando las apariencias engañan

Apar­tir de un ca­so ocu­rri­do es­te año, en la ciu­dad de Vi­lla Car­los Paz don­de, apro­xi­ma­da­men­te, 10 pe­rros die­ron po­si­ti­vo a bru­ce­lo­sis ca­ni­na, es ne­ce­sa­rio que se co­noz­ca es­ta en­fer­me­dad ya que es una zoo­no­sis. A di­fe­ren­cia de la bru­ce­lo­sis de los bo­vi­nos (prin­ci­pal cau­san­te de bru­ce­lo­sis en el hom­bre) la bru­ce­lo­sis ca­ni­na es po­co co­no­ci­da, qui­zás por­que se pre­sen­ta mu­chas ve­ces de for­ma ina­pa­ren­te y los pe­rros sue­len es­tar sa­lu­da­bles. De cual­quier mo­do, y a pe­sar de su po­ca trans­mi­si­bi­li­dad al hom­bre, es una zoo­no­sis y co­mo tal, hay que te­ner co­no­ci­mien­to de la mis­ma pa­ra po­der pre­ve­nir­la.

La bru­ce­lo­sis ca­ni­na es pro­du­ci­da por la bac­te­ria Bru­ce­lla ca­nis, afec­ta la re­pro­duc­ción de los ca­ni­nos y los con­vier­te en por­ta­do­res du­ran­te to­da su vi­da. La va­rie­dad Bru­ce­lla abor­tus per­te­ne­ce a los bo­vi­nos, aun­que los pe­rros tam­bién la pue­den con­traer.

¿Cuá­les son sus sín­to­mas?

El sín­to­ma prin­ci­pal en las hem­bras es el abor­to que ocu­rre ge­ne­ral­men­te al fi­nal de la pre­ñez; si és­ta lle­ga a tér­mi­no las crías sue­len na­cer muer­tas o muy dé­bi­les y so­bre­vi­ven po­co tiem­po. En los ma­chos cau­sa in­fla­ma­ción tes­ti­cu­lar, de epi­dí­di­mo y prós­ta­ta, e in­fer­ti­li­dad en am­bos. En los hu­ma­nos los sín­to­mas sue­len ser ines­pe­cí­fi­cos co­mo fie­bre in­ter­mi­ten­te, do­lor e in­fla­ma­ción ar­ti­cu­lar, de gan­glios lin­fá­ti­cos y ma­les­tar ge­ne­ral.

¿Có­mo se trans­mi­te?

Se trans­mi­te en­tre hem­bras y ma­chos por me­dio de se­cre­cio­nes va­gi­na­les, sa­li­va, ori­na, he­ces, le­che y pla­cen­ta, a tra­vés de las mu­co­sas: oral, na­sal o ge­ni­tal. El ol­fa­teo y el la­mi­do de los ge­ni­ta­les son una vía de con­ta­gio fre­cuen­te ya que son una for­ma de co­mu­ni­ca­ción ca­ni­na. El ries­go de con­ta­gio en el hom­bre, es po­co pro­ba­ble, pe­ro pue­de ocu­rrir es­pe­cial­men­te al per­so­nal de cria­de­ros que ma­ni­pu­lan los re­pro­duc­to­res du­ran­te el ser­vi­cio y el par­to sin pro­tec­ción a tra­vés del con­tac­to de pla­cen­ta y/o fe­tos abor­ta­dos. Una si­tua­ción de ries­go pa­ra la dis­per­sión es cuan­do in­tro­du­cen nue­vos ani­ma­les o los in­ter­cam­bian pa­ra el apa­reo. Cual­quier pro­pie­ta­rio de una mas­co­ta pue­de ser sus­cep­ti­ble de con­ta­gio, ya que és­tos pre­sen­tan a ve­ces un apa­ren­te buen es­ta­do de sa­lud y sin em­bar­go tie­nen bru­ce­lo­sis.

Una ca­rac­te­rís­ti­ca que tie­ne la bac­te­ria pa­ra so­bre­vi­vir es su gran ha­bi­li­dad pa­ra per­sis­tir por lar­gos pe­río­dos en el me­dio am­bien­te y la for­ma de pe­ne­tra­ción en el or­ga­nis­mo por cual­quier vía: mu­co­sas res­pi­ra­to­rias, con­jun­ti­val, ge­ni­tal, oral o piel con abra­sio­nes.

¿Có­mo se tra­ta?

El con­trol de la en­fer­me­dad de­be­rá ha­cer­se se­gún cri­te­rio ve­te­ri­na­rio e in­clu­ye la cas­tra­ción y el tra­ta­mien­to con an­ti­bió­ti­cos, aun­que su efec­ti­vi­dad es ba­ja ya que no se eli­mi­na el es­ta­do de por­ta­dor. El úl­ti­mo re­cur­so es la eu­ta­na­sia de los ani­ma­les en­fer­mos, ya que el ani­mal es un po­ten­cial di­se­mi­na­dor de la en­fer­me­dad. A los sos­pe­cho­sos se los de­be po­ner en cua­ren­te­na.

¿Có­mo pre­ve­nir­la?

El au­men­to de pe­rros va­ga­bun­dos que deam­bu­lan en las ca­lles en bus­ca de ali­men­to y el de al­gu­nas mas­co­tas que tie­nen há­bi­tos de sa­lir de sus ho­ga­res sin res­tric­cio­nes, los po­ne en ries­go al in­te­rac­tuar con otros ani­ma­les y ex­po­nien­do a la po­bla­ción en ge­ne­ral a con­traer en­fer­me­da­des. Pa­ra evi­tar la di­se­mi­na­ción de es­ta en­fer­me­dad, se de­be­rá en­ton­ces, res­trin­gir la li­bre cir­cu­la­ción de es­tos ani­ma­les y re­du­cir la dis­po­ni­bi­li­dad de de­se­chos do­mi­ci­lia­rios co­mo fuen­te de ali­men­ta­ción.

Pa­ra el ca­so de los cria­de­ros, se re­co­mien­da ha­cer prue­bas cons­tan­tes de bru­ce­lo­sis; ade­cuar un buen alo­ja­mien­to pa­ra los ani­ma­les; te­ner un buen ma­ne­jo de los de­se­chos; usar pro­tec­ción co­mo bar­bi­jos, guan­tes y ro­pa ade­cua­dos pa­ra la asis­ten­cia a par­tos; ha­cer una efi­cien­te de­sin­fec­ción del am­bien­te y con­tar siem­pre con la ase­so­ría de un ve­te­ri­na­rio. Al com­prar un pe­rro pa­ra el cria­de­ro há­ga­lo en si­tios con­fia­bles y exi­ja prue­ba de bru­ce­lo­sis ne­ga­ti­va, co­ló­que­lo en cua­ren­te­na an­tes de in­gre­sar­lo al lo­te de pe­rros y rea­li­ce los aná­li­sis que el ve­te­ri­na­rio re­co­mien­de. No per­mi­ta que sus pe­rros (hem­bra o ma­cho) rea­li­cen mon­tas a otros pe­rros si no tie­nen bru­ce­lo­sis ne­ga­ti­vo. Si uno de ellos dio po­si­ti­vo de­be­rá des­car­tar­lo y nun­ca uti­li­zar­lo pa­ra ser­vi­cio.

Si su mas­co­ta dio po­si­ti­vo, si­ga las ins­truc­cio­nes de su ve­te­ri­na­rio en cuan­to al tra­ta­mien­to a se­guir. De­be­rá ser muy cui­da­do­so en la ma­ni­pu­la­ción de las ex­cre­tas y se­cre­cio­nes de su mas­co­ta y de­be­rá ex­tre­mar las me­di­das de hi­gie­ne. Re­cuer­de que su mas­co­ta es­ta­rá in­fec­ta­da de por vi­da.

Fuente: El Diario CBA