Atienden casos de estomatitis vesicular en especies bovinas y equinas

El Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (Insai), adscrito al Ministerio de Agricultura y Tierras (MAT), atiende actualmente cinco casos conformados de Estomatitis Vesicular en las especies bovinas y equinas, así como otros seis casos sospechosos que afectan a los municipios Maturín, Cedeño y Punceres, del estado Monagas.El director del Insai Monagas, Logver Carrizales, indicó que la enfermedad es parecida a la Fiebre Aftosa, pero mucho menos agresiva, no obstante mientras se lleve a cabo el diagnóstico sanitario definitivo, no se podrán realizar actividades de comercio animal en los municipios Maturín, Cedeño y Punceres.

“Esta enfermedad afecta sensiblemente a población ganadera, causando disminución en la producción de carne y leche, por lo que hacemos un llamado a los ciudadanos en general a realizar la denuncia y notificación ante el Insai en caso de que se sospeche la enfermedad en un animal”, apuntó. Carrizales recalcó que como parte de las medidas de bioseguridad, el Insai prohíbe la movilización de animales susceptibles (bovinos, equinos, suinos, caprinos y ovinos) desde y hacia el municipio Maturín.

Al igual, se prohíbe la realización de cualquier evento de concentración ganadera como toros coleados, encerronas, y ferias ganaderas.  El funcionario indicó que las personas no corren peligro con respecto a la enfermedad y manifestó que estas acciones se ejecutan en conjunto con el Comité de la Feria de San Simón (la principal del municipio Maturín) para asegurar la salud animal y garantizar la producción de alimentos en la zona.

¿Qué es la estomatitis vesicular?

La estomatitis vesicular es una enfermedad contagiosa de origen viral que afecta, entre otras especies, a los bovinos, equinos, porcinos y eventualmente al hombre, en el que se desarrolla como un proceso clínico similar al producido por la Gripe. La enfermedad en bovinos se caracteriza por fiebre elevada de 40.5° C o más, salivación excesiva, aparición de ampollas a lo interno de la boca, la lengua, paladar, los cascos y los espacios entre los dedos de las pezuñas. Después las ampollas se revientan liberando un líquido en donde se encuentran altas concentraciones del virus, dejando la piel en carne viva.

Esto resulta tan doloroso que los animales generalmente rehusan comer o beber y muestran signos de debilidad. A consecuencia de esto pierden peso en gran cantidad, y en las vacas lecheras baja notablemente la producción de leche. En hembras bovinas en producción, la ubre y particularmente los pezones, se pueden ver severamente afectados. Las llagas comúnmente se complican por infecciones bacterianas oportunistas.

Mientras que la estomatitis vesicular puede causar perdidas económicas a los ganaderos, es una enfermedad particularmente importante porque los signos que muestra son idénticos a los de la Fiebre Aftosa, que es una enfermedad que no se encuentra en Norte y Centroamérica y que afecta a los animales de pezuña hendida. La única forma de diferenciar estas dos enfermedades (Estomatitis vesicular y Fiebre Aftosa), es a través de pruebas de laboratorio.

En el hombre, el virus de la estomatitis vesicular se manifiesta como una enfermedad de tipo gripal caracterizada por fiebre, dolores musculares, dolor de cabeza, diarrea, vómitos y con presencia ocasional de vesículas en la boca y faringe; de curso clínico corto, sus síntomas desaparecen en 3 ó 4 días.

Las vacas lecheras a menudo sufren lesiones en las ubres y posteriormente mastitis

Los veterinarios y los dueños de ganado, quienes sospechen que un animal puede tener estomatitis vesicular o cualquier otra enfermedad vesicular inmediatamente deben ponerse en contacto con las autoridades correspondientes, antes de aplicarles algún tratamiento. Allí cuentan con un equipo conformado por 20 profesionales de la Medicina Veterinaria, ubicados a lo largo y ancho del territorio nacional, quienes acudirán con la celeridad del caso, sin costo para el ganadero, a identificar el tipo de problema que lo afecta. Para ellos, lo más importante es poder tomar muestras del animal afectado para enviarlas al laboratorio y saber con certeza cual enfermedad de todas es la causante del problema. Lo importante es no dar ningún tratamiento antes de tomar las muestras, para que el resultado no sea alterado.

Fuente: www.El Nacional.com/www-mirror.aphis.usda.gov

Foto: Sxc/www.ranchosanjuan.com