Buscar
Martes 25 Abril 2017
  • :

Felinos y aves son los más afectados por la falta de alimentos en Parque del Este

Las irregularidades en la dotación de alimentación adecuada para los animales del Parque del Este continúan. La situación se ha agravado en todas las especies que permanecen en cautiverio en el lugar.

El martes en la mañana Marlene Sifontes, secretaria de Sunepimparques, realizó una denuncia sobre el descuido que al respecto se mantiene pese a las denuncias. No obstante, horas después ese mismo día el parque fue dotado con carne para una semana. “Como reacción a la denuncia trajeron carne de un caballo y 800 kilos de lechosa verde, que normalmente se usa para las aves y pretendían dársela a mamíferos y felinos”, afirmó.

Sifontes denunció el caso más crítico: el del único ejemplar de jaguar, especie declarada en peligro de extinción en 2002 por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que permanece oculto por orden de las autoridades debido al estado en que se encuentra.

“Al jaguar lo retiraron de la vista del público; está en un área restringida hasta para los propios cuidadores; se le ven los huesos de la cadera, está muy debilitado, ya casi no puede caminar”, expresó.

La funcionaria de Sunepimparques detalló que los felinos requieren una ingesta proteica específica hasta de 8 kilogramos por día, pero ha sido disminuida progresivamente desde hace más de 3 años; no obstante, en los últimos 10 meses la situación se ha agravado.

“Desde la semana pasada los felinos no reciben las cantidades requeridas de carne; han pasado de 8 a 3 kilos en 3 años”, afirmó.

Las aves también están afectadas

Las aves, aunque menos afectadas, reciben cantidades no apropiadas de alimento, hecho que ha incidido en un trastorno de su comportamiento. La dirigente sindical agregó que la migración de aves, como flamencos, es evidencia del descuido en el que están los animales.

A la disminución del número de ejemplares de cada especie se suma la irregularidad en el suministro de vitaminas.

Usuarios de las instalaciones aseguran que cada vez se ven menos animales, lo que muestra un ambiente de abandono generalizado en el lugar.

“Hay menos monos, en las jaulas de aves también se ven pocas en comparación con otros años, los pumas están siempre acostados”, relató Giussepe Conte, un atleta que visita a diario el parque por su actividad deportiva.

Oscurantismo oficial. Kirsy Ainaga, presidente de la Asociación Civil Voluntarios por los Animales, rechazó el hermetismo con el que las autoridades de Inparques han asumido el problema que denunciaron hace cinco años.

“Al terrible estado en el que están los animales en parques y zoológicos dependientes del Estado hay que agregarle el oscurantismo con el que tratan los casos denunciados. Los esconden en un intento de aminorar el impacto en la opinión pública, pero no se toman medidas de fondo para la protección animal”, criticó.

Ainaga explicó que tal hermetismo no permite conocer la situación real para tomar acciones.

“Lo que es un hecho es que han disminuido la cantidad de comida. No sabemos nada sobre los manejos de ninguna de estos organismos. Hemos querido ayudar mediante donativos, pero no nos dejan pasar y si lo hacen, no conocemos luego el destino de lo que entregamos”.

La activista enfatizó en que los parques y zoológicos del país deben ser auditados.

El Dato

A inicios de este año Melba Hernández, activista por los derechos de los animales, promovió una iniciativa a través del portal web change.org, con la que se pretende que las especies en cautiverio en parques del Estado sean trasladadas a otros países de América Latina, donde se les garantice las condiciones mínimas de vida. Hernández argumentó que en 2016 se documentaron 50 ejemplares muertos de hambre.

Fuente: El Nacional