Buscar
Martes 25 Abril 2017
  • :

¿Pueden los animales detectar el cáncer y las enfermedades?

Los perros no son los únicos que tienen la capacidad de detectar la presencia de enfermedades al tener el olfato más desarrollado que el de los humanos. Hay otras especies que también cuentan con este “don”.

Nadie puede negar que las mascotas son benéficas para nuestra salud emocional. Nos brindan alegría, cariño y están a nuestro lado en todo momento. También tienen la capacidad de identificar cuándo nos sentimos mal.

¿Sabías que, además, los animales pueden detectar el cáncer y otras enfermedades? En este artículo te lo contamos.

nariz-1

Los animales se convierten en doctores

Los perros no son los únicos que tienen la capacidad de detectar la presencia de enfermedades al tener el olfato más desarrollado que el de los humanos. Hay otras especies que también cuentan con este “don”:

Gatos

Los felinos tienen un sexto sentido algo difícil de explicar y que quizás solo sus propietarios entienden. Si al dueño le duele alguna parte del cuerpo en particular el gato se posará sobre esa zona sin aumentar los síntomas.

Simplemente dará calor y energías para ayudar a sanar. Por ejemplo, si se acuesta siempre en un lugar determinado, aunque no nos duela deberíamos consultar a un médico.

Es probable que haya una dolencia latente que el animal pudo detectar antes que la persona.

Palomas

Una investigación de la Universidad de Iowa (Estados Unidos) indicó que, si se las entrena, las palomas pueden detectar si los tumores de los pacientes son malignos o benignos.

Puede parecer extraño pero estas aves visualizan las imágenes radiológicas o histológicas y dan el diagnóstico como si fuesen patólogos o radiólogos.

La diferencia entre las palomas y las personas es que las primeras adquieren esta destreza en cuestión de semanas, debido a que son animales con una capacidad visual más desarrollada (la necesitan para ver a los posibles depredadores camuflados).

Para trabajar como un médico más las aves recibieron recompensas alimenticias y tienen un mayor índice de efectividad en las radiografías.

Moscas

Solemos relacionar a este insecto con la suciedad y la basura pero, al parecer, puede olfatear las células cancerígenas, como quedó demostrado en un estudio publicado en la revista Nature.

¿Por qué? Esto se deba a que el metabolismo de las células sanas es diferente al de las cancerígenas y estas últimas emiten compuestos volátiles que pueden ser detectados por los sensores químicos que las moscas tienen en la trompa y las antenas.

La buena noticia es que no hace falta entrenar a las moscas para que hagan su trabajo, ya que solas van directamente a la zona afectada.

Ratas gigantes

Nuevamente debemos hacernos a la idea de que este animal no es malo, sino muy beneficioso para nuestra salud. La rata africana de la hierba tiene la capacidad de reconocer la tuberculosis en las personas.

Esta enfermedad, frecuente en los países menos desarrollados, necesita de un diagnóstico temprano para conseguir la eficacia en el tratamiento.

En lugar de hacer estudios que pueden llevar más tiempo, los médicos usan estas ratas para que olfateen la saliva del paciente y determinen con mayor precisión que una biopsia si se trata de tuberculosis o no.

Abejas

Deberíamos agradecer todo lo que las abejas hacen por nosotros. Más allá de ofrecernos miel, se encargan de polinizar las flores que luego nos dan frutos y también se ha comprobado que puede oler el cáncer.

Las abejas tienen receptores en sus antenas que les permiten encontrar fácilmente polen.

Básicamente el estudio se basa en respirar en un recipiente hermético de vidrio para que el aliento llegue al panal o compartimento donde están los insectos.

Las abejas se moverán de una u otra forma en función de si la persona tiene o no tener cáncer.

Los perros detectan muchas enfermedades

Todos dicen que el perro es el mejor amigo del hombre y no pueden estar más en lo cierto.

Además de emplearse como excelentes terapeutas en niños autistas o con capacidades especiales, ayudar a personas con cáncer o que han sufrido alguna desgracia, también los canes pueden diagnosticar varias enfermedades.

Esto se debe a que reconocen el olor de la persona y detectan los cambios asociados a una acumulación de ciertas sustancias en el organismo.

Por ejemplo, un diabético con hipoglucemia emite altos niveles de isopreno a través del aliento.

En el caso de la epilepsia algunos perros tienen la capacidad de predecir los brotes por los cambios en la respiración, los latidos del corazón o la sudoración.

Esto es realmente bueno, ya que ayuda a las personas cercanas a actuar lo antes posible.

También pueden detectar el cáncer al oler muestras de orina o la respiración. Cuando las células malignas “hacen su trabajo” liberan ciertos químicos más fuertes que, gracias al sentido del olfato tan desarrollado de los canes, pueden ser identificados y tratados a tiempo.

De acuerdo con un estudio publicado en el British Medical Journal, la eficacia de los canes para detectar los tumores supera el 95%. Sobre todo se usa para determinar cánceres de vejiga, de pulmón, de piel, de ovario y de mama.

Otro de los “servicios médicos” que nos ofrecen los perros es el de detectar la presencia de la bacteria clostridium difficile, que desencadena una infección intestinal. Para ello deben olfatear muestras de heces.

Fuente: Informe21