Vacaciones de Carnaval: ¿Hace calor? Cuida a tu mascota

06 feb, 2013

El golpe de calor es uno de los riesgos a los que pueden estar expuestas las mascotas. Por eso, hay que permitirles elegir dónde quieren estar, mantener el flujo de agua fresca y renovada y, por sobre todo, nunca dejarlos atados bajo el sol o encerrados en un auto.

“Tampoco hay que forzarlos a hacer ejercicios en horarios inadecuados”, dice el médico veterinario Juan Enrique Romero, quien además destaca que es necesario vacunar a las mascotas para que estén siempre protegidas y controladas.

“En los gatos el golpe de calor funciona de la misma manera que en los perros, con la diferencia de que generalmente los gatos están en casa, cerca de un sillón, se recuestan en el piso del baño o están con aire acondicionado”, agrega el especialista en medicina felina Fabián Minovich. Los gatos que viven en la calle se quedan debajo de un árbol o se suben a una rama: también tienen posibilidad de combatir el calor.

El sol como enemigo

La mascota puede sentirse afectada por una dermatitis solar, muy común en perros blancos que se exponen a “baños de sol”.

“Todo lo que se le haga a un perro para evitar la exposición solar sin sacarlo del sol va a ser inefectivo o poco efectivo. Si yo le pongo una remera y lo dejo al sol, va a tener afecciones en la cara o en las manos. Lo más recomendable es resguardar al animal en las horas de mayor radiación”, cuenta el especialista en dermatología veterinaria Pablo Manzuc.

Cuidado con los oídos

Respecto a la otitis, un perro con oídos sanos tiene pocas chances de que se genere la enfermedad sólo por el hecho de estar mojado. Aún así, siempre es recomendable cuando se mete en una pileta o cuando se mojó, aplicarle una gotita y mantener sus oídos limpios, utilizando un limpiador ótico veterinario.

“La enorme mayoría de los perros con otitis, la tienen porque padecen otras enfermedades que la generan. Un perro con otitis es un perro que puede tener alergia, hipotiroidismo o seborrea¨, especifica Manzuc.

Los especialistas concluyen que ante cualquier eventualidad, sea en el lugar que sea, es fundamental una visita al veterinario porque se puede prevenir una enfermedad mayor.

Fuente: Entre Mujeres

Animales de Compañía, Artículos de Interés, Destacado